“Demoler lo que se construyó es parte del control de calidad”. Insólita declaración del supervisor de obra de la Ciclovía al tratar de justificar sobre denuncia de uso de materiales de mala calidad

» Tras la denuncia hecha pública por parte del exsupervisor de la obra de la llamada “Ciclovía”, a través de este medio de comunicación, ayer por la tarde, representantes de la empresa contratista y de la empresa supervisora, convocaron a los medios de comunicación, a fin de poder ensayar una justificación, frente a estos graves hechos.
Genios Televisión

Genios Televisión

"Diferencia que se nota"

“Demoler lo que se construyó es parte del control de calidad”. Insólita declaración del supervisor de obra de la Ciclovía al tratar de justificar sobre denuncia de uso de materiales de mala calidad

Moyobamba. Tras la denuncia hecha pública por parte del exsupervisor de la obra de la llamada “Ciclovía”, a través de este medio de comunicación, ayer por la tarde, representantes de la empresa contratista y de la empresa supervisora, convocaron a los medios de comunicación, a fin de poder ensayar una justificación, frente a estos graves hechos.

Félix Sandoval Malca, fue el primero en hacer uso de la palabra en nombre de la empresa supervisora, señalando que todos los materiales que ingresan a la obra pasan un supuesto “estricto” control de calidad, sin embargo, no aclaró en ningún momento respecto a las imágenes que ya se hicieron públicas a través de la página de Facebook de este medio de comunicación, y donde se nota de manera evidente, la pobre mezcla de asfalto que se utilizó para construir las alcantarillas.

El representante de la supervisión entró en contradicciones al señalar, que parte del control de calidad que realizan consiste en probar la resistencia del concreto, en probetas que son evaluadas a los 7 días, a los 14 días y luego a los 28 días, que es cuando se supone que el concreto alcanza su máxima dureza, sin embargo, recién se habrían dado cuenta de la calidad del concreto a los 28 días, pues el plazo que esperaron para poder ordenar la demolición del tramo de las alcantarillas que ya se habían construido, debido al inferior nivel del concreto usado para dichos trabajos.

Entonces ¿No se dieron cuenta de la mala calidad del concreto en la prueba de los 7 días? ¿No se dieron cuenta de la mala calidad del concreto en la prueba de los 14 días? ¿Tuvieron que esperar 28 días para recién percatarse que la pobre mezcla (y totalmente aguada) que utilizaron para hacer el vaceado en las alcantarillas era de una pésima calidad y que por lo tanto el concreto no alcanzaría el estándar promedio de resistencia que la norma exige? ¿O es que esta obra está en manos de gente improvisada?

Incluso, Sandoval Malca, llegó a decir de manera insólita, que el hecho de demoler las alcantarillas que ya se habían construido con la mezcla aguada que se han mostrado en imágenes en la página de Facebook de este diario, es parte del control de calidad de la obra, y que más bien la mayoría de las otras obras, no practican este tipo de “control de calidad”.

En tanto, el supuesto residente de obra, identificado como Juan Santisteban Tello, también intentó ensayar justificaciones respecto de la denuncia, asimismo, aseguró que los gastos que generarían estas “mejoras” (según él) correrían a cargo de la empresa contratista, y que no iba a afectar en nada al presupuesto destinado por el PEAM, así como tampoco se afectaría al plazo establecido, pues habían contratado una cuadrilla más de trabajadores para acelerar los trabajos de demolición de las alcantarillas mal hechas y para reconstruirlas nuevamente. Sobre esto, la experiencia ya nos ha demostrado que tanto el presupuesto como el plazo no terminarán siendo respetados por la empresa contratista, pues se apelará a los ya famosos “adicionales” y “ampliaciones de plazo” para poder cubrir estos gastos y el tiempo que se ha perdido hasta hoy en construir unas alcantarillas de mala calidad (más de un mes) y que al final han terminado por ser demolidas.

Finalmente, debemos señalar que llama la atención que quienes salieron ayer a declarar ante los medios de comunicación, no son precisamente ni el residente de obra, ni el jefe de supervisión que aparecen en los documentos que se presentan ante el Proyecto Especial Alto Mayo, pues según dichos documentos, la residente de obra es la Ing. Nery Cosavalente Vela, en tanto que como Jefe de la Supervisión, aparece el nombre del Ing. Caleb Ríos Vargas, y que debieron salir a declarar frente a esta grave denuncia, efectuada por el exsupervisor de dicha obra, Ing. Ricardo Sánchez Gálvez. (Diario Amanecer)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on pinterest
Pinterest